EXUBERANCIA IRRACIONAL … DE NUEVO – Parte II

En una reciente entrevista para CNBC, Alan Greenspan, antiguo presidente de la Reserva Federal Americana, comentó que era justo considerar su predicción sobre la burbuja actual de la renta fija, que está a punto de explotar, como una exuberancia irracional. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

En la segunda parte de este post seguimos analizando la situación de exuberancia irracional, vigente actualmente en varios mercados, de la mano del último memo de Howard Marks, uno de los mejores.

EXUBERANCIA IRRACIONAL  – INVERSIÓN PASIVA/ETFS

 

Desde hace más de 50 años, en la Universidad de Chicago (entidad con mayor número de premios Nóbel del mundo), se enseña que gracias a la eficiencia de los mercados, todos los activos cotizan a unos precios que representan un valor justo de su rentabilidad en función del riesgo del mismo, y ninguna persona puede de forma constante encontrar excepciones a esta regla. Dicho de otra forma “No se puede batir al mercado”.

John Bogle, tomó esta sugerencia y la puso en práctica. Habiendo fundado el grupo Vanguard un año antes, lanzó en 1975 el primer fondo indexado que logró obtener escala comercial. Diseñado como un vehículo para emular al S&P 500, más tarde fue renombrado como Vanguard 500 Index Fund.

El concepto de la indexación, o gestión pasiva, creció gradualmente durante las cuatro décadas siguientes, hasta alcanza un 20% del total de activos en fondos de renta variable en el año 2014. Dadas la pobres rentabilidades obtenidas en general por los gestores activos durante los últimos 12 años, así como el surgimiento de las ETFs, que hacen más simple la operativa, el cambio desde una gestión activa a una pasiva se ha acelerado. Hoy es un movimiento muy poderoso que se ha expandido hasta representar el 37% del total de activos en fondos de renta variable. En los últimos diez años, $1.400.000 millones han fluido hacia fondos indexados o ETFs, y $1.200.000 millones han salido de fondos gestionados de forma activa. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Como toda moda de inversión, la gestión pasiva está siendo aceptada y alabada por sus virtudes: CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

  • La gestión pasiva lo ha hecho mejor que la activa durante los últimos 10 años CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
  • La inversión pasiva te garantiza que no lo harás peor que tu índice de referencia, excepto por las bajas comisiones que pagues
  • Finalmente, el hecho de que los vehículos de gestión pasiva tengan   menores comisiones constituye una ventaja competitiva sostenible y perpétua con respecto a la gestión activa. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

¿Significa esto que la gestión pasiva, fondos indexados o ETFs son una opción con la que no podemos perder? Realmente, no:

  • Si bien es cierto que los inversores en vehículos de gestión pasiva se protegen frente al riesgo de hacerlo peor que el índice de referencia, también es cierto que, por definición, nunca lo harán mejor.
  • Los malos resultados relativos de algunos gestores activos puede deberse más aun tema estacional que permanente.
  • Con una historia relativamente corta, las promesa de liquidez que ofertan los emisores de ETFs tiene todavía que ser demostrada en un mercado bajista, particularmente en campos menos líquidos como los bonos basura.

Estas son algunas consideraciones dignas de tener en cuenta:

Recuerda, la sabiduría de la inversión pasiva se basa en la creencia de que el esfuerzo de los inversores activos hace que los activos coticen a su precio justo, y por ello no hay gangas en los mercados. Pero ¿Qué pasa cuando la mayoría de las inversiones se realizan en productos de gestión pasiva? En este caso, los precios podrán libremente divergir de su precio justo, y las oportunidades deberían ser más comunes. Esto no asegurará el éxito de los inversores pasivos, pero ciertamente satisfacerá una condición necesaria para que sus esfuerzos sean efectivos.

Uno de mis clientes, el jefe de inversiones de un fondo de pensiones, me contó que el tesorero le había propuesto vender todas sus posiciones de gestión activa y poner todo el dinero del fondo en productos de gestión pasiva. Mi respuesta fue simple: pregúntale que porcentaje del fondo se sentiría cómodo invirtiendo en activos que nadie analiza.

Como Steve Bregman de Horizon Kinetics dijo: “la inversión mecánica basada en cestas” está moviendo de forma ciega trillones de dólares. Ningún analista fundamental analiza los ETFs, y ya que sus valoraciones no se cuestionan, no contribuyen a fijar un precio justo. El número de analistas de firmas que realizan gestión activa no sólo se va a reducir si sigue fluyendo el dinero hacia productos de gestión pasiva, sino que los inversores se deberían plantear quién está definiendo las reglas que rige la construcción de las carteras de gestión pasiva.

Las bajas comisiones que hacen atractivos los productos de gestión pasiva, también implican que sus emisores necesiten enfatizar su tamaño para ser rentables. Para poder cargar unas comisiones superiores a los fondos indexados y conseguir un tamaño que los haga rentables, los emisores de ETFs a unos productos “más inteligentes” que no precisamente representan una gestión pasiva. Por lo tanto las ETFs se han organizado para satisfacer la demanda de ciertos fondos en áreas especializadas tales como  tipos de acciones (crecimiento o valor), características de la acción (baja volatilidad o alta calidad), tipos de compañías o zonas geográficas. Esas son inversiones pasivas para aquellos inversores que deseen crecimiento, valor, alta calidad, baja volatilidad y momento. Llevado al extremo, los inversores pueden elegir hoy en día entre fondos que invierten pasivamente en compañías que tienen un porcentaje equilibrado entre hombre y mujeres entre sus directivos, o que se centren en los efectos medicinales de la marihuana, o que busquen soluciones para la obesidad, o que sirvan a los millennials, o que produzcan güisqui y otros licores.

Pero ¿Qué significa inversión pasiva cuando el objetivo de un producto se define de forma tan estrecha? Cualquier desviación con respecto al índice de referencia se deberá a decisiones discrecionales que para nada se pueden considerar como pasivas. Los fondos pasivos que enfatizan valores que representan factores específicos son conocidos como “smart beta”, pero ¿quién puede afirmar que las personas que definen sus reglas son más inteligentes que gestores activos que están tan desconsiderados hoy en días? Bregman ha definido este fenómeno como “inversión semántica”, lo que significa que los valores son escogidos en base a unas etiquetas y no a un análisis cuantitativo. No existen unos estándares definitivos por los que los valores puedan representar varias de las características mencionadas previamente.

Lo que es más importante, aquellos emisores que quieren que sus productos “smart” logren alcanzar un tamaño comercial es probable que se centren en mayor medida en aquellas acciones que son más liquidas y tienen una mayor capitalización. Por ejemplo, tener Apple en tu cartera puede facilitarte un abanico de posibilidades muy amplio. Por ello, hoy en día, Apple está incluida en ETFs que enfatizan la tecnología, el crecimiento, el valor, el momento, gran capitalización, alta calidad, baja volatilidad, dividendos y apalancamiento. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Esto es lo que Barron’s ha comentado recientemente:

Con los índices basados en capitalización bursátil, los compradores del índice no tienen ninguna discrecionalidad, sino que compran en mayor cantidad aquellas acciones que ya tienen un peso muy elevado (y normalmente están caras) y desprecian aquellas que actualmente tienen un peso bajo. Eso es justo lo contrario a comprar bajo y vender caro. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Cuanto mejor lo hace una acción, mayor será su peso en la ETF, y por lo tanto, cuando entre dinero en la ETF, mayor será la cantidad que se comprará de esas acción, lo que a su vez seguirá propiciando que lo haga mejor. Por lo tanto, en el ciclo alcista actual, los valores más sobreponderados, líquidos y con mayor capitalización se han beneficiado de las comprar forzosas por parte de los vehículos de gestión pasiva, que no tienen la opción de refrenarse en la compra de una acción aunque esté claramente caraCARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Al igual que las acciones tecnológicas en el año 2000, esta maquinaria en funcionamiento perpetuo es improbable que funcione eternamente. Si algún día el dinero sale de la renta variable y por lo tanto de las ETFs, lo que hasta ahora ha sido una compra desproporcionada se convertirá en una venta desproporcionada. No esta claro como los fondos indexados y las ETFs conseguirán compradores para sus sobreponderadas posiciones si tuviesen que vender durante un crashCARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Finalmente, el riesgo sistemático del mercado de renta variable ha de ser considerado. Un puñado de valores, los FAANGs y unos pocos más, son responsables por un porcentaje cada vez mayor de las subidas del s&P 500, lo que significa que la salud del mercado puede estar siendo exagerada. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Todos los factores anteriores generan dudas sobre la efectividad de los vehículos de gestión pasiva y especialmente las ETFs del tipo “smart beta” CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

  • ¿Es Apple un valor seguro o simplemente un valor que se ha comportado bien últimamente? ¿Alguien se está planteando esto?
  • ¿Serán aquellos inversores que invierten en vehículos de gestión pasiva con distintas características capaces de obtener la liquidez, diversificación y seguridad que esperan?
  • ¿Qué deberíamos pensar sobre el deseo de los inversores de entregar su capital a un proceso en el que ninguna posición individual, ni la construcción de la cartera está sujeta a un proceso profundo de análisis y toma de decisiones, y en que la toma de posiciones es independiente del valor al que coticen las acciones? CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

EXUBERANCIA IRRACIONAL  – RENTA FIJA

Los instrumentos de deuda corporativa son unos buenos candidatos para definir el comportamiento de un mercado alcista ya que, al contrario que la renta variable, podemos fácilmente determinar la rentabilidad esperada a futuro. Sabemos que en mercados saturados, los proveedores de crédito compiten para ofrecer préstamos para financiar inversiones que generen bajos retornos, con estructuras débiles y escaso margen de seguridad. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Independientemente del nivel de riesgo fundamental, algunas veces la recompensa por asumir el riesgo es demostrablemente inadecuada, y otras veces es realmente excesiva. Es una simplificación, pero algunas veces creo que podríamos basar nuestras decisiones estratégicas casi de forma exclusiva en la relación entre el riesgo que existe en los mercados y el deseo por parte de los inversores de asumirlo. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Es muy valioso saber donde nos encontramos en esa relación. Irónicamente, el mes pasado se publico el siguiente extracto en un artículo del diario inglés Daily Mail

En una escalofriante repetición de la crisis subprime del 2007, las financieras de automóviles han empaquetado y vendido £5.500 millones de deuda de alto riesgo a los inversores., casi el doble que el año anterior.

Semejante deseo de financiar préstamos de baja calidad siempre es un signo de unos mercados de renta fija en los que existe un exceso de financiación en los que se asumen riesgos de forma inconsciente. A finales de 2008, los bonos basura y los préstamos apalancados rentaban casi 2.000 puntos básicos (20%) más que los bonos del tesoro a vencimiento similar, lo que significaba que aquellos que los compraban y los mantenían hasta su vencimiento era difícil que perdiesen. Posteriormente, conforme los inversores recuperaban el equilibrio y compraban, los precios aumentaban y el diferencial de rentabilidades se contraía. Actualmente el diferencial se encuentra próximo a su promedio histórico. Las rentabilidades netas de esos activos es todavía muy probable que sean superiores a la de los bonos del tesoro, pero cualquier apreciación del capital debería proceder de una mayor contracción del diferencial, y eso es algo con lo que no podemos contar de forma cierta.

Usaré un ejemplo para ilustrar la aceptación actual de los instrumentos de renta fija de baja calidad. En mayo, Netflix emitió Eurobonos por un importe de €1.300 millones. El tipo de interés fue del 3.625%, con escasos requisitos, y un rating de B-. Los beneficios contables de Netflix son de aproximadamente 200 millones al trimestre, pero según Grant’s Interest Rate Observer en su último ejercicio fiscal, Netflix tuvo un flujo de caja libre negativo de $1.800 millones. Es una compañía excitante, pero como Grant recordó a sus lectores, los bonistas no pueden participar del crecimiento de una compañía, sólo sufrir sus pérdidas si quiebran. Dada esta asimétrica proposición de riesgos, cualquier emisión de bonos debería estar caracterizada por su solidez y una significativa promesa de devolución del principal, y no en el sex appeal de su emisor.

¿Es prudente prestar dinero a una compañía de este tipo a un interés tan bajo? ¿Serán Amazon o Google capaces de arrebatar a Netflix sus clientes? ¿Es inteligente comprar bonos basándose en una proposición tecnológica que podría volverse obsoleta? El sentimiento positivo de los inversores ha llevado la capitalización bursátil de Netflix hasta los $70.000 millones. ¿Qué pasaría con el valor de los bonos si un aumento de la competencia generase dudas acerca del futuro de la compañía? ¿Deberías asumir esos riesgos para ganar menos de un 4% al año? En nuestra opinión, esta no es un inversión de renta fija sólida, sino una inversión ligada al precio de la acción que a su vez carece de potencial alcista, y por lo tanto no es para nosotros. El hecho que operaciones así puedan completarse fácilmente debería decirte algo sobre el clima actual del mercado.

Finalmente, vamos a considerar si la tolerancia al riesgo y el comportamiento descuidado son un hecho puntual o una actitud ampliamente extendida en los mercados actuales. Aquí te adjunto algunos extractos de un articulo publicado el 14 de julio por Lisa Abramowicz en Bloomberg Gadfly:

Durante los últimos ochos años, los bonos basura corporativos se han transformado de una activo despreciado a algo corriente para los inversores de renta fija. Conforme se han vuelto más populares, esos bonos de alto riesgo han perdido la característica que los hacía tan atractivos, las protecciones conocidas como garantías por escrito en el documento que rige ese bono. Su objetivo es asegurar que el inversor recupere su dinero en el caso de quiebra.

Según Moody’s, los $26.900 millones de bonos basura emitidos durante el último mes tuvieron la mayor proporción histórica de bajas protecciones para los inversores. Aproximadamente el 60% de los bonos emitidos tenían menos protecciones por escrito.

Los inversores se han vuelto tan complacientes con respecto a un rally en la renta fija que parece inagotable que muchos están despreciando la probabilidad de que se produzca una oleada de quiebras. Después del todo, esas garantías no importan hasta que realmente hay un problema.

Es un ciclo corriente: la inversión prudente genera buenos resultados en un entorno favorable… lo que lleva a ser menos prudente… lo que lleva a unos malos resultados cuando el entono se vuelve menos favorable.

EXUBERANCIA IRRACIONAL – DEUDA DE PAÍSES EMERGENTES

Los mercados emergentes son otros lugar donde la opinión de los inversiones fluctúa de extremo a extremo. “Todo el mundo sabe” que los mercados emergentes tienen más potencial de crecimiento que el mundo desarrollado, pero la actitud con respecto a realización de su potencial, y por tanto del precio que uno debería de pagar por ello, gira bruscamente de un momento a otro.

Cuando la confianza es alta, los mercados emergente se perciben como si fuesen mercados desarrollados, sólo que con un crecimiento más rápido, lo que significa que es razonable que sus valores se vendan a unos múltiplos y rentabilidades similares a las de los mercados desarrollados. Pero cuando la confianza cae, se vuelve obvio que hay riesgos que no existen en los mercados desarrollados, como golpes de estado, corrupción institucionalizada, mega devaluaciones e impagos de deuda, y por lo tanto, un descuento significativo de sus valoraciones se convierte en la norma. De  nuevo, como con la deuda corporativa, ¿Cuál es ese descuento? ¿Tienen los inversores una sensibilidad apropiada al riesgo e imponen unos descuentos razonables, o ignoran los riesgos y pagan felizmente precios excesivos? Eso es principalmente lo que debes saber.

Para responder a esta cuestión, haré referencia a los $2.750 millones de deuda emitida por Argentina a mediados de junio. El vencimiento era a 100 años y el tipo de interés un 8%.

Puedes pensar que esta emisión sería algo difícil de vender. Después de todo, Argentina a hecho impago de su deuda 8 veces en sus 200 años de historia, 5 de ellos en el siglo pasado y el más reciente en 2014 tras una disputa con el fondo Elliot Management.

Pero a los inversores no parece que les importe: Hubo ofertas por valor de $9.750 millones. Y Argentina no es el único caso peculiar en los mercados actuales. Hecha un vistazo, por ejemplo, a Costa de Marfil. Recientemente, esta región africana sufrió un nuevo levantamiento militar. Pero este mes ha vendido bonos a 16 años con una rentabilidad del 6.25%, lo cuales también fueron fuertemente sobre suscritos. Sitios como Senegal y Egipto han tenido también una elevada demanda de sus bonos.

Para concluir este tema, no puedo reprimirme en citar (pero soy educado y no daré su nombre) al director de análisis y estrategia de un famoso broker y banco de inversión

Es impactante que acaben de salir de un impago y sean capaces de emitir un bono a cien años… Sin embargo, aconseja a sus clientes comprar los bonos, al menos, como una operación a corto plazo.

Déjame que sea directo en este tema. “Es increíble que Argentina sea capaz de colocar este bono, pero es una buena compra por el momento”. Es una señal de los tiempos en los que vivimos: “algo puede ir mal, pero probablemente no sea pronto”. Sinceramente, prefiero el punto de vista de Warren Buffett: “Si no deseas tener un activo por un periodo de 10 años, no pienses en tenerlo ni un minuto

Por tercera vez en su historia, la deuda en mercados emergentes se vende a unas rentabilidades inferiores a los bonos basura americanos. ¿Será Argentina, un país que ha hecho suspensión de pagos cinco veces en los últimos cien años (y una en los últimos cinco), capaz de pasar los próximos cien años sin hacer impago?

La conclusión esencial en toda inversión es muy simple: ¿es la prima que percibo por el riesgo cuando menos adecuada? ¿Podemos responder a esta pregunta de forma positiva cuando nos referimos a la deuda de mercados emergentes hoy en día?

EXUBERANCIA IRRACIONAL – CAPITAL PRIVADO

En el mundo actual, donde los retornos esperados son bajos, es claro que los inversores institucionales que necesitan un 7%-8% de rentabilidad anual no pueden esperar obtener esos retornos en activos tradicionales. No puedes obtener esos niveles de rentabilidad ni en bonos de Costa de Marfil!!!!!! ¿A dónde pueden mirar?

La respuesta reside en lo que algunos han pasado a denominar como “inversiones alternativas”. Ya que esencialmente, ningún mercado público ofrece las rentabilidades que esas instituciones necesitan, deben buscar las llamadas “estrategias de alpha”, en las que cualificados gestores activos tienen la habilidad de aumentar los retornos del mercado, generando lo que se necesita.

Pero una de las mayores categorías de “inversiones alternativas”, los hedge funds, ha sido ampliamente desacreditada como consecuencia de unos resultados promedio bastante mediocres durante la última década. Y algunas otras categorías como el capital riesgo, son difíciles de acceder demasiado pequeñas como para absorber excesivo capital. Eso lleva a los inversores a activos como la inversión en inmuebles, deuda fallida y, especialmente, capital privado.

 

Las firmas de capital privado tienen un historial de rentabilidades superiores al 10% anual, e incluso los fondos iniciados en el pico de los años 2005-2007 registran actualmente unos retornos respetables. Consecuentemente, hoy en día están atrayendo capital a un ritmo sin precedentes. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

El capital privado está experimentando el mejor clima para levantar capital probablemente de su historia. En la primera mitad del año, 224 fondos centrados en Norte América levantaron $133.000 millones de capital, mientras que globalmente se han cerrado 412 fondos de capital privado por importe combinado de $221.400 millones, sobrepasando el récord de $220.800 millones del año 2008 (fuente: Mergers and Acquisitions newsletter) CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Los fondos de capital privado han levantado cientos de miles de millones en capital en los últimos años. Como los gestores de capital privado suelen apalancar su capital, es probable que las firmas de capital privado añadan un trillón de dólares a su poder de compra este año. ¿Dónde se va invertir todo ese capital en un momento en el que escasos activos pueden ser comprados a un precio de ganga? Piensa que los vendedores de compañías privadas también tienden a solicitar por sus compañías precios basados en el valor los flujos libres de caja que su compañía genera con respecto a este mundo de bajos retornos. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

No digo que el capital privado no sea una solución, o que no sea la mejor solución. Es simplemente que esta capacidad para levantar capital a un ritmo de récord es otro signo de que los inversores confían en el futuroCARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

 

EXUBERANCIA IRRACIONAL – EL FONDO SOFTBANK VISION

Quizás, la última demostración de fe en los gestores de fondos sea el éxito de SoftBank en levantar recientemente $93.000 millones para el fondo SoftBank Vision que invertirá en valores tecnológicos. SoftBank es una compañía japonesa de telecomunicaciones que ha obtenido un retorno anual del 44% en sus inversiones de los últimos 18 años, las cuales incluyen banda ancha, telecomunicaciones de línea fija, comercio electrónicoInternet, broadmedia, servicios tecnológicos, finanzasmarketing y otros negocios. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Pero existen problemas con ese fondo:

En primer lugar, el éxito de SoftBank se ha basado realmente en una única inversión excepcional. Los $20 millones invertidos en Alibaba en el año 2000 se han convertido en más de $50.000 millones. ¿Suerte o habilidad? ¿Replicable?

En segundo lugar, el tamaño importa. En 1999/2000, la industria del capital riesgo tuvo problemas porque tras levantar fondos de cientos de millones a mediados de los noventa, decidieron aumentar el tamaño de los fondos a más de mil millones de dólares. El fondo Vision Fund no es para invertir en Startups, pero además, ¿es posible invertir $100.000 millones en tecnología?

En tercer lugar, hablamos de una organización que nunca ha gestionado dinero de terceros, y que para hacerlo por primera vez levanta el fondo más grande de la historia. ¿Es su experiencia transferible? En todas estas consideraciones pienso que el fondo muestra un alto grado de entusiasmo y un bajo nivel de escepticismo.

En cuarto lugar, y quizás el más importante para mi propósito en este apartado, quiero que nos centremos en la estructura del fondo. Por cada 38 centavos que pongan en el fondo, los inversores deberán poner  62 centavos en una unida preferente del fondo. Por otra parte, SoftBank ha invertido $28.000 millones en el fondo, pero nada en la parte preferente.

  • Eso significa que cuando el fondo alcance los $100.000 millones, Softbank habrá puesto sólo el 28% del capital, pero poseerá el 50%. Si añadimos las comisiones de gestión y de éxito, su 28% del capital puede darle un 60%-70% de los beneficios
  • Incluso la industria del capital privado, con su voluntad para tomar riesgos, ha evitado tradicionalmente acumular deuda en compañías tecnológicas. SoftBank no tiene problemas en apalancar sus inversiones tecnológicas.
  • La parte preferente pagará un cupón anual del 7%. Prestar dinero a un fondo tecnológico a un tipo de interés tan modesto es aparentemente parte del precio que se les demanda a los participes por la oportunidad de invertir en este “maravilloso” fondo. Me puedo imaginar el discurso de los vendedores sobre lo afortunados que son los participes de tener la oportunidad de proporcionar apalancamiento para su propia inversión, pero dudo que me convenciesen.
  • Finalmente, como decía el Financial Times en su edición del 11 de junio:

Ya que los participes de unidades preferentes recibirán al final su principal de vuelta (más el 7% anual de interés), sólo recibirán apreciación del principal por la parte normal invertida en el fondo.

Todos los participes reciben un 62% en la parte preferente y el resto en la parte normal, lo que les permite reducir su riesgo de pérdida, mientras que todavía pueden obtener una atractiva rentabilidad.

Suena bien a primera vista. Pero realmente ¿Cómo de cierto es que esa desviación de los fondos a la parte preferente reduce el riesgo de pérdidas permanentes del principal? El FT dice que los inversores en la parte preferente terminarán recibiendo ese capital de vuelta. ¿Debería decir que los recibirán, o que quizás puedan recibirlo o que esperan recibir? ¿Realmente una inversión de $100 millones en el fondo sólo pone $38 millones en riesgo, o el riesgo también está asociado a la parte preferente? Supongo que no considero la parte preferente una inversión tan sólida como dice el FT. ¿No se parece más a los bonos de Netflix: riesgo de caída sin potencial alcista?

 

El deseo de los inversores por invertir en el fondo más grande de todos los tiempos, centrado en inversiones tecnológicas apalancadas y con una estructura muy sospechosa, es otra indicación de una exuberancia incuestionable del mercado.

 

Hasta aquí la segunda parte de este post sobre Exuberancia Irracional. En la tercera y última parte nos volcaremos en las criptomonedas y plantearemos la conclusión sobre lo que debe hacer un inversor en el entorno actual.

Recuerda que has tenido acceso a este contenido exclusivo por ser usuario registrado de MILLONARIOS ANÓNIMOS y que el público general no podrá leerlo. Esta información va a ser exclusiva para ti, para siempre.

Puedes volver a leer la primera parte de este post aquí:

EXUBERANCIA IRRACIONAL DE NUEVO – PARTE I

Stay tuned!  CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Para saber más sobre las personas y compañías que aparecen en este post, te aconsejamos que leas alguno de los siguientes libros (si haces click sobre ellos accederás a información y comentarios adicionales). La mejor forma de aprender de los mejores es leyendo lo que ellos o sobre ellos han escrito. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Ahora es el momento de dejar un comentario y compartir con todos nosotros cuál es tu opinión sobre si existe Exuberancia Irracional…de nuevo. Estamos deseando leer tu aporte. Seguro que podemos aprender tanto de ti como de los mejores. Y por supuesto no olvides compartir este artículo con tus seguidores de Twitter, FacebookGoogle+, etc… pulsando sobre los botones que tienes un poco más abajo. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Síguenos en Facebook y Twitter para estar informado de la última hora de MILLONARIOS ANÓNIMOS y tener acceso a contenido distribuido en exclusiva en nuestras redes sociales. CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

 

¡¡¡Muchas gracias!!!

CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS
CARLOS ALBERTO SANCHEZ BIENZOBAS

Conviértete en MILLONARIO ANONIMO compartiendo esta página en....Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *